Educación 4.0: Un nuevo paradigma tras pandemia

folder_openNoticias
commentNo hay comentarios

Estamos escribiendo un capítulo trascendente de la historia. Y es muy probable que se diga de esta historia que no fue una transición, sino una transformación, no gradual, una transformación disruptiva.

Dirá la historia que no fue una orientación de las Naciones Unidas o de la OIT, ni una ley o un decreto del gobierno, ni un acuerdo del Consejo de Rectores. La historia dirá que fue una gran pandemia que arrasó con miles de vidas y que causó la mayor incertidumbre sanitaria y económica de todos los tiempos, y que generó la mayor transformación que haya habido en la historia de la educación.

Esta historia la escribirán los actores que han sido capaces de identificar y asumir en forma proactiva los factores críticos, para pasar del escenario del teatro a la industria del cine. Los demás, habrán fracasado, por pensar que era un momento transitorio del cual saldríamos para volver a la misma normalidad.

Cuando la obra COVID 19 termine, y haya bajado el telón, serán los actores de la educación que supieron cambiar los viejos paradigmas, los que en el futuro nos veremos en la pantalla grande.

De eso trata, de cambiar ahora mismo, urgentemente, los viejos paradigmas:

  1. La creencia errada de que sólo los componentes teóricos del aprendizaje pueden ser desarrollados en la modalidad virtual: Una falacia que viene de otra, que es suponer que los aprendizajes pueden ser divididos en teóricos y prácticos. El nuevo paradigma es que el proceso de aprendizaje ocurra en una plataforma sincrónica y otra asincrónica, donde el protagonista es el autoaprendizaje interpretado por el estudiante. Cambiar este paradigma puede ser una clave para el éxito o fracaso de un proyecto de educación virtual.
  2. Creer que esto es sólo cuestión de invertir en alguna tecnología, en plataformas de video conferencias o repositorios del viejo material didáctico, que los estudiantes le llaman “ladrillos”. La verdadera transformación, la exitosa, requiere de la integración de tecnologías, plataformas de video conferencia, aulas virtuales, software de gestión académica, ciberseguridad, nube, soporte y nuevos recursos de aprendizaje.
  3. Mantener para la educación virtual la misma organización del currículum. Hay que reorganizar la estructura curricular. Tal vez, el modelo de educación por competencias, modular, con su orientación al aseguramiento del aprendizaje, se adapte mejor a la modalidad virtual.
  4. Pensar que los docentes harán la transición en forma natural o que requieren sólo una capacitación para uso y operación de las plataformas. Tal vez éste sea el factor más relevante: Comprender que esta nueva forma de producir aprendizajes requiere de nuevas metodologías educativas, que tienen su base en la ciencia de la educación.Por estos días, cuando las clases se están haciendo por video conferencia, ha quedado al descubierto la manera cómo se hacía la docencia presencial. Hemos podido observar muchos docentes que son verdaderos relatores de la corte, aficionados al Power Point, sin incentivar la participación y la reflexión de los y las estudiantes. Es necesario entonces un proceso intensivo y progresivo de perfeccionamiento, para que los docentes incorporen en su hacer metodologías activas para entornos virtuales de aprendizaje.
  5. No creer que el cambio es urgente y que debe incluir primero a los directores, al nivel estratégico de las instituciones. Nuestros directivos deben ser los principales promotores y líderes del cambio. Se necesita también nuevos productores, nuevos guionistas.

Superar estos y otros paradigmas, junto con promover un cambio cultural en las organizaciones educativas, es una de las claves que permitirá descubrir las oportunidades que se esconden tras el lado oscuro de esta crisis mundial: la prioridad de invertir en nuevas tecnologías por sobre la inversión en infraestructura física; descubrir que podremos superar el espacio, ampliar nuestra cobertura geográfica, llegando a otras latitudes sin nuevas inversiones físicas; que nuestros estudiantes podrán tener como profesores a docentes de otros países; nuestros egresados podrán seguir vinculados a nuestros programas de formación continua y de postgrados, sin importar el lugar del mundo donde se encuentren, ni el momento en que quieran perfeccionarse. La invitación entonces es a adaptarse.

Bienvenidos a la industria de una nueva educación, y preparémonos, porque con la realidad virtual y la inteligencia artificial se viene el Netflix de la educación. ¡¡Que nos encuentre preparados!!

Por Juan Aranda Vergara
Director de xACADEMI

Etiquetas: , , , ,

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
× ¿Cómo puedo ayudarte?
X